AESAM denuncia que la nueva regulación de los servicios SMS Premium pone en peligro la continuidad del sector