La clave del éxito: la interfaz